Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (49)
Miembros (0)
Anonimos (49)

Detalles



Miembros 7526
Visitantes 22543159
Hoy 1672
Articulos 5693
Noticias 460
Enlaces 744
Screenshots 342
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11929
Foros 82862

Detalles...
 
La Hermandad de los Elegidos
 Comentamos su libro
 La Hermandad de los Elegidos
Título: La Hermandad de los Elegidos
Autor: M.C.Mendoza
Género: Aventuras
Editorial: Editorial Via Magna
ISBN: 978-84-96692-73-2
Página Web: Web Oficial del Libro



Contraportada: "Una novela en la línea del mejor thriller, llena de aventura, misterio, romance y humor, que nos conducirá por los enclaves mágicos de Europa (el Midi francés, Glastonbury, Oviedo…), y atrapará al lector hasta el inesperado desenlace, que pone al descubierto las verdaderas raíces de la naturaleza divina y que da una vuelta de tuerca al más inspirador de los mitos de Occidente…"

CÓMPRALO AQUÍ

La Hermandad de los Elegidos    3.7 Pts : 3 Votos

Opinión de Zoquete



¿Lectura para escogidos?

“¿Por qué lees?” suele ser una pregunta recurrente en diversos foros de lectura. A menudo surge la respuesta “por placer” tras la que se esconde otro medio millón más de respuestas que incluso pueden contradecirse entre sí: “para evadirme de esta tormentosa realidad”, “para reconocerme en los protagonistas de las historias”. Hay quien es más pragmático: “para tener tema de conversación en los cafés”. La respuesta es diferente, por supuesto, en función de la edad del supuesto lector. Los niños no precisan de tanto psicoanálisis: son devoradores de historias casi desde la cuna y, si les dejas sin cuento, no cenan en condiciones.

Afronté el reto de la lectura de “La hermandad de los elegidos” con una esperanza, aprender, y un temor, mi ignorancia. Confirmé el segundo pero me quedé a medias con el primero, quizás por haber sido un muy mal estudiante que se ha convertido en un lector extremadamente vago.

Permítanme explicarme.

La contraportada del libro promete: “Una novela en la línea del mejor thriller, llena de aventura, misterio, romance y humor, que nos conducirá por los enclaves mágicos de Europa (el Midi francés, Glastonbury, Oviedo…), y atrapará al lector hasta el inesperado desenlace, que pone al descubierto las verdaderas raíces de la naturaleza divina y que da una vuelta de tuerca al más inspirador de los mitos de Occidente…”

Así es: el libro que nos ocupa contiene toda esa serie de espléndidos ingredientes: hechos históricos que se remontan a mediados del milenio pasado, donde la alquimia y el esoterismo forjaron grandes leyendas que trascienden hasta nuestros días y donde se entremezclan incluso con las SS hitlerianas; un magnate, un erudito profesor y una pizpireta periodista que le juega la contra, a modo de eterna pugna entre el pensamiento analítico y el intuitivo; todo ello sazonado con ciertas dosis de aventura, humor y, cómo no, episodios voluptuosos.

Como poco versado en historia, menos en esoterismo y aún menos en las ciencias de la alquimia e iconología, esperaba encontrarme con una especie de “El Mundo de Sofía” que me fuera guiando cual párvulo por los conceptos más básicos. Desgraciadamente pronto me vi abrumado por una áspera terminología (epigramas, simbolismo, iconografía), abundantes referencias a autores de variadas disciplinas, desde las propiamente alquímicas, hasta algún especialista en ufología (Tatarkiewicz, Panofsky, fundador de la iconología, Von Franz, Khunrath, Nicholas Flamel, el inspirador de los manifiestos rosacrucianas Valentin Andreae o un tal Zecharia Sitchin). Ni siquiera la wikipedia me salvó de semejante brecha de analfabetismo, antes al contrario, sirvió para demostrarme lo lejos que me encontraba de este tipo de conocimiento.
La primera parte del libro se dedica a presentar a los principales personajes a través de la revisión del “Liber Mundi”, un tratado que supuestamente esconde la esencia del saber universal sólo accesible a mentes (¿o corazones?) privilegiados. La idea me parece fascinante y reconozco sentir un cierto hormigueo sólo con pensarlo, por lo que encontré a faltar algo más de recreo en tal pasaje, ¿cómo viven ese supuesto los protagonistas, que tan cerca de “tocarlo” se encuentran?

La autora dedica esos primeros capítulos a realizar una descripción de las imágenes y contenidos de tal tratado. Como esfuerzo narrativo me parece un ejercicio muy loable, pero de difícil digestión para lectores perezosos como yo. Cada una de ellas me llevaba a ansiar una versión ilustrada, quizás más infantil pero definitivamente más didáctica.

Ante semejante panorama, decidí centrarme en los personajes. Tanto aquellos protagonistas como los secundarios muestran unos rasgos muy interesantes. Hagan la prueba: imaginen un profesor austero, pegado a las faldas de su madre, con ciertos rasgos neuróticos, que se ve obligado a relacionarse con una periodista inquieta con vocación de escritora, dicharachera y apasionada; un rico y templado mecenas, instigador de tal relación, de pasado sugerido pero no esclarecido; unos exconvictos ahora parte de la aristocracia, aficionados a la estafa pero también a la literatura, así como una familia relacionada con los SS, de la Alemania nazi, ni más ni menos. ¡Qué cóctel! Percibí un especial mimo, casi preferencia, por la periodista, en ocasiones en detrimento del profesor. Me hubiera gustado observar un mayor equilibrio entre ellos, pues imagino que a muchas lectoras no les resultará difícil identificarse con muchas de las reacciones de la señorita Lara Valls. A mí me hubiera interesado saber qué se siente en la piel del señor Bances, incluso en la del barón, pero no lo encontré fácil, quizás por sentirme demasiado juzgado por la que esperaba imparcial voz narradora. También es cierto que debe resultar difícil abordar la profundidad de los personajes en una historia que centrada en una aventura.

Me sorprendió la abundante insistencia de la autora en plantearse la calidad de los buenos escritos, confrontando las estrategias editoriales frente al interés de los lectores. Para ello recurre a la periodista, tanto por su intención de novelar lo que les está ocurriendo como por sus diálogos con otro de los personajes de la novela, un mayordomo entusiasta de la literatura. Debo reconocer que en ocasiones me ha parecido más un ejercicio de autocrítica que destinado a otras obras de terceros, ya que detecto en su obra una urgencia, una falta de acabados que lastran el resultado final, como si hubiera llegado a un espléndido esquema, un interesante guión, pero que le hubieran arrancado de las manos sin darle tiempo a una buena reescritura.

Para mis gustos como lector, he encontrado un grueso de páginas que parecen estar más al servicio de la historia, de lo que vendrá a continuación, que al suyo propio, es decir, al placer de la estética en la prosa por sí misma. Incluso la autora parece pasar de puntillas por dos aspectos tan jugosos y de gran calado como la propia definición del libro magnífico, relacionado con el Elixir de la Vida, y el consumo de drogas para alcanzar estados de percepción privilegiados. ¿Qué quiere decir eso? ¿Qué haríamos nosotros, pobres mortales, si pudiéramos disfrutar hoy en día de dicho elixir? ¿Cómo se relaciona con los sucedáneos que persiguen metas similares: cirugía estética, el mundo de la evasión, los mundos virtuales donde nadie es quien dice ser, las propias drogas? ¿Por qué no explota más la vertiente atea de la protagonista frente a una misión tan vinculada con las creencias religiosas?

La autora carga de ironía y símiles muchos pasajes, especialmente marcados al mostrar la pusilanimidad del profesor Bances y la doble vertiente del carácter ingenuo pero ágil de pensamiento de la periodista. Todo ello se agradece, lo encuentro bienintencionado aunque en ocasiones demasiado apresurados, quizás excesivamente artificiales, haciendo difícil la lectura e incluso diría que confundiendo la voz del narrador con la de los protagonistas. Ello puede restar cierta naturalidad a sus comportamientos o, cuando menos, parecen indicaciones para un guión. En particular, para ser más concreto, lo he encontrado en frases del tipo: “bromeó el inglés” remarcando algo que el lector debería deducir de sus palabras” o “A la velocidad de una mujer que pasa entre dos malcarados” que fuerza un cambio de contexto.

Volviendo a la pregunta inicial sobre el por qué leer, esta novela en particular puede ofreceros momentos de evasión y, sobre todo, variados temas de conversación para charlas de café, aunque intuyo que ni de lejos comparados con los que podría ofrecer la propia autora, con todos aquellos matices y reflexiones que parece haberse dejado en el tintero (y discúlpenme por tan consabida expresión común).



Opinión de Leola


Tuve la osadía de prestarme a leer y comentar esta novela que se anunciaba como un thriller de aventura, misterio y amor, pensando que se trataría de cualquier género menos del que en realidad era.
La primera sensación al recibirlo fue de desencanto al contemplar la portada y conocer el titulo, que tampoco sabía. Me pareció uno más de tantos que hay en el mercado siguiendo la moda del Código Da Vinci y similares. Aun así y con ese absurdo prejuicio sobre este tipo de aventuras me decidí a cumplir con mi compromiso de leerlo

La novela comienza cuando el millonario Guilford consigue comprar “El Liber Mundi, y contrata al profesor de Iconología e Iconografía: Fernando Bances y a la periodista de una revista especializada en misterios: Cristina Lara Valls, para que descifren el contenido del libro, un tratado esotérico de varios siglos de antigüedad del que se dice que encierra todos los conocimientos de la humanidad y la fórmula para fabricar el Elixir de la Vida.

La primera parte de la novela va perfilando la personalidad de los personajes: Fernando Bances Hevia, un joven profesor ,tímido y asocial, dedicado casi exclusivamente al estudio de la iconografía, Cristina Lara Valls, una extrovertida periodista andaluza llena de tópicos (al comienzo de la novela me parecían exagerados, pero tengo que reconocer que es un perfil bastante común), amante del misterio, la intuición y el esoterismo y que choca con los planteamientos científicos del profesor, para dar lugar a una complementación en la búsqueda del enigma del Liber Mundi, y el británico y medio español: Guilford Christie, un millonario que se ha hecho a sí mismo, consciente de su falta de cultura y estudios ansioso por descubrir el misterio del libro y llegar a la meta, con una historia detrás que enlaza con la de los demás personajes.

La autora nos introduce en la trama de la novela de la mano del profesor y la periodista mediante el estudio de las láminas que componen el Liber Mundi. La autora nos lleva por mundos espirituales, mezclando paganismo, religión y ciencia, con muy buena prosa, haciéndonos creíble todo el misterio de la obra.

Son los personajes los que llevan todo el peso de la novela, incluso el narrador parece mezclarse entre ellos.

Llama la atención el cómo la autora hace autocrítica con este género de novela, incluso la compara con el Código Da Vinci planteando una reflexión sobre la buena o mala literatura, aspecto éste que ayuda a quitar complejos al autor y al lector.

Los datos históricos, como esotéricos, así como el resto de documentación que da forma a la novela, a pesar de mi ignorancia en ellos, no han sido obstáculos para seguir el hilo hasta el final, con gusto e interés.

La trama de la obra no pierde interés, todo lo contrario va en aumento, incluso en la segunda mitad del libro siento que mejora la prosa, se hace más ágil y el lector vuela hasta el final, un final redondo que aterriza en la actualidad y es de lo más creíble.

Es una novela interesante, divertida en ocasiones, donde las relaciones entre los protagonistas están muy bien enlazadas, deja puertas abiertas a la reflexión sobre el crecimiento humano y la aventura se muestra muy cercana.


Y ya no cuento más, que lo que tenéis que hacer es leerlo.
Publicado: 26 Noviembre 2007 22:15
 
Comentarios
pagina 1 de 1
   Comentario ( icaras - 29 Noviembre 2007 13:17)   
Muy buena reseña Zoquete.
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Irène Némirovsky
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page ©  

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.73 segundos ¡que rápido!
Ir arriba