Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (61)
Miembros (0)
Anonimos (61)

Detalles



Miembros 7527
Visitantes 22901021
Hoy 1299
Articulos 5693
Noticias 460
Enlaces 744
Screenshots 342
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11929
Foros 82863

Detalles...
 
 Noticias Directorio
 Otros actos
 Conferencia de Juan José Millás

Otros actos donde el Recreo ha participado y cuyo eje central sea el mundo literario
 
Conferencia de Juan José Millás
Publicado por Nausicaa 13 Diciembre 2008 21:56
5 Pts : 1 Votos

El pasado día 19 de noviembre asistí a una conferencia del escritor Juan José Millás, que tuvo lugar en el Ateneu Barcelonés. A continuación, transcribo algunos de los apuntes que tomé durante su intervención. Se trata sólo de anotaciones inconexas de lo que me pareció más interesante de su charla y de lo que tuve tiempo de anotar. Me ha parecido que, aunque no esté completo, os podría resultar interesante. También incluyo algunas fotografías que hice, aunque están hechas con el teléfono y no son de muy buena calidad.



A la pregunta de si en su obra se inclina hacia los aspectos narrativos o reflexivos, dijo que se inclinaba hacia los aspectos narrativos, pero que una novela sin reflexión no es nada, aunque esta reflexión tiene que estar oculta, como lo está el motor de un coche que apenas se escucha o los olores de la cocina de un restaurante que no llegan al comedor.

Lo extraordinario está en lo cotidiano. La realidad es todo, incluso los sueños que la determinan.

Para que haya escritura tiene que haber un extrañamiento. No hay literatura sin que exista un conflicto. Uno empieza a leer porque está mal y en la literatura busca las respuestas a su mal. Uno también escribe porque está mal y la escritura alivia esa extrañeza. El psicoanálisis ha afectado todo el siglo XX. Nuestras decisiones no son nuestras sino de nuestro inconsciente. La búsqueda del psicoanálisis y la literatura son las mismas. Freud tuvo que recurrir a la literatura clásica para descubrir el psicoanálisis.



Millás escribe a partir de algo que le obsesiona y va descubriendo lo que sucede a medida que escribe.

El mundo lo escribió en estado de trance y no recuerda el esfuerzo que le costó escribir esa novela, aunque sí recuerda su reescritura.

Escribir es un modo de vivir. Elegir escribir, en alguna medida, es elegir no vivir. Es difícil conciliar vida y escritura. Se escribe porque se tiene una cierta incapacidad para la vida.

Millás empezó a leer pensando que leía contra alguien y reconoce que escribe contra alguien. Ha hablado muchas veces de la escritura como venganza. Está en contra de las campañas a favor de la promoción de la lectura porque no se puede leer con ese consenso. Él recuerda que leía en la cama, con una linterna debajo de las sábanas porque estaba mal visto leer y para él la lectura era una forma de rebelión, del mismo modo que lo es escribir.

Cuando se le pregunta sobre las adicciones de sus personajes, responde que las pequeñas adicciones metaforizan las grandes. Por ejemplo, en La soledad era esto, el hachís que toma la protagonista metaforiza a la madre.

También un tópico es la enfermedad porque la literatura y la enfermedad están muy unidas. La enfermedad proporciona una mirada distinta de la realidad, sobre todo la fiebre, que distorsiona la realidad para percibir que hay más cosas que las que se ven. Todas las grandes obras de la literatura han sido producto de un delirio o de una enfermedad. Por ejemplo, La divina comedia es el producto de un delirio. Hay algunos libros que están escritos a pesar de su autor.

Se refiere al cuadro de Magritte en que representa una pipa y debajo hay una anotación que dice” Esto no es una pipa”. El autor se refiere a que lo que estamos viendo no es la realidad sino una representación de la realidad.

Una persona del público asistente le preguntó cómo deben ser los finales de los cuentos y cómo elegir el final adecuado para cada historia. Millás respondió que cada cuento lleva implícito su propio final, pero que hay que saber escucharlo. Para que un cuento sea bueno, sólo hay un final posible y hay que obedecer a la lógica del relato. Si un autor no da con el final adecuado es porque no ha sabido escuchar a su propio cuento. En este sentido comentó que él había sido profesor de un taller literario y que proponía a sus alumnos un ejercicio en que les contaba una historia, prácticamente completa, obviando sólo el final y, después, pedía a sus alumnos que escribieran un final, de un máximo de tres líneas. La historia que contaba era la siguiente:

Una pareja de Madrid se casa e invita a su boda a unos amigos de Valladolid. Éstos últimos, cuando acuden a la boda, llevan un regalo a los recién casados. Se trata de unas lamparillas para la mesita de noche. Después de la boda los de Valladolid regresan a su casa y los recién casados se van de viaje de novios. Cuando regresan a su casa y van a poner las lamparillas, ambos se las quedan mirando y coinciden en que son horribles y que no las van a poner. Las meten en una maleta, debajo de la cama y compran unas nuevas lamparillas a su gusto. Un buen día reciben una llamada telefónica. Son los amigos de Valladolid que les dicen que están en Madrid, en el bar que estaba debajo de su casa y que quisieran subir un momento a saludarlos y a ver su piso, que aún no habían tenido ocasión de visitarlo. Los jóvenes recuerdan el regalo que les habían hecho sus amigos y rápidamente, antes de que lleguen, sustituyen las que tenían puestas por las que les habían obsequiado sus amigos. Justo cuando terminan, llaman al timbre. Respiran aliviados porque han tenido tiempo suficiente para hacer el cambio. Los de Valladolid entran en el piso, se saludan, toman una copa y después piden a los de Madrid que les enseñen el piso. Cuando entran en la habitación, la mujer dice que quiere ver cómo han quedado las lámparas que les regalaron.

Aquí termina lo que Millás contaba a sus alumnos. Y el único final posible para este relato era el siguiente:

La mujer se precipita a la habitación y le da al interruptor de las lamparitas y, de repente, salen dos chorros de luz de debajo de la cama, iluminando la mentira de los anfitriones.

El escritor dijo que éste era el único final posible para que este cuento fuera bueno. Cualquier otra conclusión hubiera estropeado el relato.

Con esto Millás terminó su intervención, ya que tenía que marchar rápidamente al aeropuerto para no perder su vuelo.

A pesar de la prisa del escritor, me acerqué un momento y él y le pedí que me dedicara un libro que llevé con esa intención. Aquí os dejo una copia:




Saludos,



Formato de Impresion Enviar a un Amigo
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Usuarios registrados pueden publicar Noticias
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Sor Juana Inés de la Cruz
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page © NOTICIASFLASH 

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.61 segundos ¡que rápido!
Ir arriba