Principal | Crear una cuenta | Login | ¿Perdió su Password? | Contacto
Google

hosting joomla
Para LEER
» Textos Literarios
» Noticias Literarias
» Entrevistas Autores
» Libros comentados
» Club de Lectura
» Descargas Literarias
» Directorio Enlaces

Para ESCRIBIR

» Añadir Texto
» Servicios a Autores
» Certamen Literario
» Talleres escritura

Comunidad

» Foros
» LIBROS
» Quedadas

Información de la web

» Nosotros
» Su publicidad Aquí
» Patrocinadores
» Contacto

» Modificado o nuevo
» Sin modificar
 
Estadisticas
Visitantes activos:

Usuarios OnLine (41)
Miembros (0)
Anonimos (41)

Detalles



Miembros 7526
Visitantes 22683149
Hoy 1261
Articulos 5693
Noticias 460
Enlaces 744
Screenshots 342
Downloads 166
Clasificados 735
Comentarios 11929
Foros 82862

Detalles...
 
 Noticias Directorio
 Tus textos en Radio IB3
 Laura López

El Rincón literario de tres de nit - Promoción de autores de El Recreo en Radio.
 
Laura López
Publicado por Papillon (Original de - Radio IB3) 21 Septiembre 2006 23:38
5 Pts : 1 Votos

Miércoles 3 de mayo de 2006


En el segundo programa, emitido el 3 de Mayo de 2006, el Rincón literario de 3 DE NIT contó con la presencia de una autora de Madrid: Laura López, de 22 años. Colaboradora a posterior de El Recreo.com



Lema


“Encendí el primer pitillo que encontré, consiguiendo al fin que la magia de la nicotina silenciara durante unos minutos el teléfono.”


Biografía


Habiendo pasado media parte de su vida entre ordenadores y otra media perdida en infinitos mundos de fantasía, a sus 22 años, la madrileña Laura López se dedica a pelearse con la carrera de Informática y a cumplir su peculiar y ambicioso sueño.
Aunque llevaba años intentando dedicarse a plasmar sus historias sobre el papel, fue gracias a un empacho de uno de sus autores favoritos y del fanatismo ajeno por uno de los libros que más significó para ella lo que la condujo a hacer una serie de parodias mordaces sobre el mundo de Harry Potter.

Después del curioso e inesperado resultado, decidió escribir sus propias historias, esperando conseguir su mayor ambicion: hacer que sus historias hagan soñar a otras personas.

Cuando sus estudios se lo permiten, dedica su tiempo libre a sus aficiones y sobre todo a la escritura y correción de sus novelas y proyectos literarios, que van desde la fantasía épica hasta el realismo más cotidiano, pasando por el terror más oscuro, los cuentos infantiles y la ciencia ficción.

Algunas de sus obras son: Leyendas de los Territorios, una saga de la que lleva dos tomos escritos, sobre las aventuras de cuatro jóvenes aventureros; Chipichopichipilondrín, un libro infantil sobre unos pequeños seres llamados chipilondros que comen las respuestas correctas de los estudiantes; Cronicas de Astalania, saga en fase de correción, que mezcla fantasía y ciencia ficción, narrada en siete libros que cuentan las siete vidas de un personaje llamado Lirian;

Sus mayores influencías han sido, sobre todo, el humor ácido de Terry Pratchett y los mundos oníricos de Neil Gaiman, por los que siente gran admiración. También le gustan las obras Tolkien, Carlos Ruiz Zafon, los primeros libros de la saga de Harry Potter y Cornelia Funke.


Manifiesto


Cuando comencé a escribir, no estaba pasando un buen momento personal... tanto por mis estudios como por mi familia.
Internet era lo único que conseguía evadirme y dio la casualidad de que me aficioné a los fan fictions, los escritos de los fans.

Ahora que sin duda alguna mi vida va mejor, sigo escribiendo, porque me he dado cuenta de que me divierte, me llena y me completa y sé que de alguna forma, si no continuara escribiendo, seguiría buscando expresar lo que siento y pienso de cualquier otra forma.

Mis autores favoritos son Terry Pratchett, Neil Gaiman, sobre todos, muy seguidos de Carlos Ruiz Zafón. El primero porque ha conseguido que una saga parodia de fantasía sea tomada en serio por todo el mundo, obligando a pensar a sus lectores sobre lo que han leído, mostrándoles que aun a pesar de todo, no hay tanta diferencia entre nuestra realidad y la que refleja en sus historias. Gaiman tiene un peculiar toque onírico, que deja un regusto la final de sus historias entre amargo y dulce, incluso aunque sus letras se llenen de oscuridad, siempre en alguna parte, consigue brillar una luz de esperanza que sabe transmitir a su lector, junto conla simpatia y ternura hacia sus criaturas. Zafón por su toque gótico y realista, sabiendo retratar muy bien los sentimientos de sus personajes y fue el escritor que consiguió que amara la lectura.


A veces me gustaría que el mundo editorial no fuera tan cerrado, no ya solo con los que comenzamos, si no con los más jóvenes y los escritores de fantasía.
No se nos da una mínima oportunidad, las editoriales no suelen leerse los libros que se les llega y las pocas opciones que quedan al alcance de los noveles son los concursos, que si el premio llega a ser un poco jugoso, toca competir contra autores consagrados que tienen un publico, y por la tanto unas ventas, más que asegurados.

¡Ay de ti si eres escritor de fantasía! ¡Qué complicado es este género! No es simplemente escribir cuatro tonterías, es construir todo un mundo nuevo, un lugar lleno de costumbres, personas, culturas... Requiere mucho esfuerzo por parte del autor y no muchas veces se consigue un resultado bueno. Describir el ambiente de una ciudad realista es fácil, solo debe darse uno una vuelta.

En la fantasía uno no solo debe crear cuatro cosas, debe darles una base muy sólida, añadirles tanta vida como sea posible y muchas veces, hacer que sean originales (algo imposible debido a la cantidad de mundos fantásticos que ya han sido inventados, si no te encuentras con que trece libros tienen un mismo sistema religioso que el tuyo, puede que te lo encuentres en alguna mitología). A parte de tener los mismos problemas de otro tipo de novela, crear una buena trama, enlazarla bien, dar veracidad a los personajes...
No es un genero ni infantil ni adulto, no es mejor ni peor que otros... solo diferente.


Texto literario escogido: La última búsqueda del tesoro



El teléfono sonó y sentí como la pena me inundaba. Ya sabía que significaba aquella señal, llevaba días esperándola... así que alargue la mano hacía mi mesilla y tomé el paquete de tabaco. Lo abrí con lentitud, esperando a que el timbre se callara y me dejara en paz. Agarré y encendí el primer pitillo que encontré, consiguiendo al fin que la magia de la nicotina silenciara durante unos minutos el teléfono. Pero el descanso apenas duró unos instantes, así que tomé el aparato y saludé a quien sabía que sería mi interlocutor.

-Hola Rob, ¿cómo te va?- Dudaba que pudiera entenderme, no me quité el cigarrillo de la boca
-Hola Domin... ¿estás fumando?- Aspiré una buena bocanada de humo y soplé encima del micrófono del aparato- Dominique, le prometiste a Nicky que no volverías a hacerlo-
-Creo que me lo merezco, ¿no te parece? Se han salido con la suya, ¿verdad?-
-Si, la desconectaron ayer y esta mañana fue el entierro... como me pediste, no te he avisado hasta ahora- Ambos enmudecimos, esperando a que el otro hablara, pero yo estaba más centrado en el humo que manaba del pitillo- Lo siento...-
-¿Cuándo será la lectura del testamento?- Inquirí a la vez que ignoraba abiertamente su pésame... aun no había visto que estuvieras muerta.
-Visionado, recuerda que prefirió grabarlo en video con ese armatoste que ella llamaba cámara- Farfullé un asentimiento de forma escueta y Robert continuó con su retahílacon la voz más temblorosa- A las cuatro en mi despacho... ¿vendrás?-
-Si, iré preparado- Afirmé sin despedirme siquiera.

De forma casi instintiva, alargué la mano hasta el lado de la que ahora no ocupabas y que seguiría así siempre... pero evité llorar, aun no era el momento, era demasiado pronto.
Intenté no recordar que te había hecho una promesa: si dejaba de fumar, te casarías conmigo... pero sabía que habrías comprendido la situación y que me perdonarías por haber desperdiciado un par de días de mi vida de esta forma.
No sé cuanto tiempo estuve tumbado, pero preferí seguir así hasta la hora. Era mejor regodearme de mi dolor entre las sabanas que no tenían tu olor, que pasearme por una casa llena de recuerdos.
Por una maldita ley perdí el derecho de elegir por ti y se lo dieron a tu familia, que contrarios a tus deseos, te desconectaron... por favor, no me culpes ni te enfades conmigo por haber aplaudido su decisión, no sabía sus motivos, creía que solo deseaban ayudarte, que dejaras de sufrir un sueño sin fin. Que equivocado estaba, creí que tu familia era tan maravillosa como tú... ¿cómo era posible que tuvieras razón con ellos? ¿Cómo sabías que buscaban tu dinero? Tal vez es que, aun a pesar de tu dulce carácter, estabas más que acostumbrada a tratar con alimañas.

Cuando llegó la hora, me vestí y salí de casa corriendo y portando cajas de cartón... sí, todas ellas eran para tu tesoro. Ya sabías que era lo único que deseaba que me dejaras como herencia, lo demás no me importaba.
El ambiente en el despacho de Rob era el que menos me había gustado ver allí. Casi todos los presentes eran de tu familia y sus abogados, que charlaban animadamente de cualquier tontería, sin disimular su felicidad por haber conseguido unas ganancias tan fáciles con solo desconectar a un triste vegetal... me dieron ganas de vomitar.

Robert no saludó, estaba manipulando tu cámara para poner tu testamento. En un momento me pregunté porque no usaba la carcasa especial para el video, pero entonces apareciste en la pantalla... y pensé que en aquel momento lloraría, pero cuando vi tu cara desnuda de tu sonrisa, me sentí tranquilo. Porque no eras tú, era tu "yo malvada", la que imponía respeto entre los buitres y las víboras perversas.
-Yo, Nicole Marley, en plenas facultades físicas y mentales, he emitido este testamento. Lamentablemente, cuando vean esta cinta, los tratamientos de mi enfermedad y las facturas del hospital se habrán comido buena parte de mi herencia, fue lo que me advirtieron los médicos... tanto que aquel que decida firmar como mi heredero, deberá afrontar los gastos que aun queda. Hasta he tenido que vender la casa de mis padres y sus enseres más valiosos- Las malas bichas se revolvieron en sus asientos enfurecidos- Quisiera hacer una mención a Dominique Hurley, mi prometido, pidiéndole que firme... ya que alguien debe quedarse con mi tesoro y desearía que fuera él- En aquel momento mi entereza se tambaleó, aunque no fueras tú, el que me hubieras dado tu más preciado bien era importante para mí- Muchas gracias a todos por venir y por vuestro apoyo- Fue entonces cuando la sala pareció que iba a venirse abajo por las protestas de los carroñeros. Mientras, me acerqué sin hacer ruido y firmé el documento que me tendió Robert. Y me marché de allí sin esperar a nada ni a nadie.

Me colé en el primer coche que se dirigió hacia tu casa, sin importarme lo que pensaran de mí. Tenía que recuperar tu tesoro, no podía permitir que los buitres, que rebuscaban por tu antiguo hogar un nuevo testamento, ya que parecía no haberles convencido el de Rob, se quedaran con tu tesoro. Fui directo a tus estanterías de libros y fui abriendo un hueco para rescatar tu más querida posesión.
Alguien me quitó de en medio y agarró la primera de tus películas, que fue la Bella y la Bestia. Cuando se asomó por el hueco y vio otras cintas de Disney, comenzó a reírse, a insultarte por gustarte aquello. No te preocupes, la rescaté y de propina, le partí la cara por su estupidez.
Fui revisando cada una de las cintas, hasta que encontré una repetida, la abrí cautelosamente y allí encontré la carcasa de tu cámara. Tuve que hacer un gran esfuerzo para no echarme a llorar allí mismo, pero aguanté y esperé pacientemente a que todos se fueran para poner el video y verte por última vez. En poco tiempo, una imagen temblorosa colocó la cámara y al fin pude ver tu cara. Estaba demacrada por tu enfermedad, pero te veía tan hermosa como siempre, sobretodo porque lucias mi sonrisa favorita.

-Yo, Nicole Marley, en plenas facultades mentales aunque no físicas, hago este testamento por voluntad propia... hola mi amor- Ante aquel saludo rompí a llorar, porque al fin sabía que te habías ido- Lo siento tanto... siento haberte dejado solo, espero que algún día puedas perdonarme-
-Te perdono- Fue lo único que atiné a decirte.
-Como puedes ver, este es el verdadero testamento que ha sido custodiado por tres bravos guerreros que han impedido que nadie lo descubriera. Le pedí a Robert que pusiera el otro para alejar a los buitres, no tiene validez alguna, pero el documento que firmaron sí. Para evitar problemas, he escondido lo que le corresponde a cada uno en todas mis películas... pensé que así no se pondrían a rebuscar y sé que te las habrás llevado todas- Asentí como un tonto mientras intentaba secarme las lágrimas y encendía el enésimo cigarrillo del día- Cada una de ellas, guarda el papel o el cheque al portador que deberá ser entregado en mano para evitar que mis parientes sepan la trampa que hicimos, también hay objetos, de ahí las hojas escritas, para que sepas a quien darselos. Sabía que guardar los papeles de las promociones algún día me serviría de algo... y el título de la caja te dirá a quien le pertenece esos bienes... es un juego divertido ¿no te parece?- Asentí como un estúpido y te sonreí- Para ti es esta cinta, a parte de llevarte buena parte de mi dinero, que eso no importa nada en verdad... te dejo mis películas para que las cuides, mi amor y unas cuantas promesas más que tendrás que cumplir- No te dejé acabar antes de responderte con un sí, ¿cómo iba a negarte algo?
-Quiero que vuelvas a escribir, desde que enfermé has dejado de hacerlo... y el mundo debe saber que eres le mejor escritor que lo haya pisado nunca- De pronto comenzaste a llorar y no pude evitar acercarme corriendo a la pantalla para intentar consolarte- Debes cuidarte mucho y ser feliz, volver a enamorarte y olvidarme... tener una nueva vida- Abracé la pantalla desesperado, pero no te negé tu último deseo-Se feliz por mí... por favor- Me pediste acercándote de nuevo al objetivo para apagar la cámara- Y recuerda que siempre te querré- Te respondí que yo a ti también y me seque las lágrimas.
No sé cuanto tiempo pasó hasta que me levanté con la caja de pitillos en la mano, me acerqué al baño y tiré el paquete por el retrete. Una promesa era inviolable y aunque tú ya no te fueras a casar conmigo, debía cumplir mi parte del trato.
Y también sé que algún día volveré a escribir, como te prometí... tal vez un cuento que cuente nuestra historia, pero tendrá un final feliz, como nos habría gustado a los dos.



MAS INFORMACION
Formato de Impresion Enviar a un Amigo
 

Usuarios registrados pueden publicar comentarios

 
Bienvenido
Hola lector/escritor anónimo! ¿Aun no se registra? puede registrar ahora su cuenta gratis y disfrutar todos los servicios pulsando aqui
Nombre

Password

Recuerdame

Crear Cuenta
¿perdio su pasword?
 
Autores en el Recreo
Amélie Nothomb
Mas Shots
 
Hacer de esta mi pagina de inicio Agregar a Favoritos Llenar un reporte Recomiendanos con un Amigo
El Recreo Page © NOTICIASFLASH 

alojamiento wordpress
 
© Copyright Enrique Camba - Todos los derechos reservados 2003 - 2015
Enrique Camba - www.dissenybcn.com
Todos los textos publicados tienen la autorización de sus autores. Así como los derechos de la propiedad intelectual de las publicaciones, pertenecen exclusivamente a los autores de los mismos.  
Power by Blakord Portal
© All Right Reserved
 
    Generada en 0.45 segundos ¡que rápido!
Ir arriba